Hintergrund

Colours of RespectD

Declaración: RESPETO MUTUO

Como escenario municipal de Berlín, el Palast aboga, en el sentido más amplio, por el respeto mutuo de todos los puntos de vista y formas de vida legales.

Los Colours of Respect están inspirados en la bandera del arcoíris que diseñó Gilbert Baker en 1978. Desde entonces, se ha convertido en un símbolo para LGTBI, movimientos pacifistas y ecologistas en sus distintas versiones. Los Colours of Respect se diferencian por la sucesión y la cantidad de los colores, y en parte por el significado asociado a dichos colores.

Los Colours of Respect no se identifican con ningún movimiento social, político ni sexual determinado. Representan una declaración independiente y políticamente neutra para todos aquellos que se sienten comprometidos con el respeto mutuo.

Colours of Respect

 
Significado de los ocho colores

Violeta = espíritu: respetad otros puntos de vista y experiencias, incluso a las que se contrapongan a las vuestras. No hay que compartir siempre la misma opinión ni tampoco es necesario acabar todas las discusiones con un consenso. Aceptad la diferencia de opiniones.

Magenta = orientación sexual: respetad todas las orientaciones sexuales legítimas. La sexualidad abarca una amplia gama de posibilidades y su multiplicidad es habitual en la naturaleza. Es normal y natural que haya diferentes orientaciones sexuales.

Amarillo = procedencia: respetad todas las naciones, etnias y los colores de la piel. Lo que nos hace ser mejores o peores es la educación, las circunstancias y las casualidades. Hay malas personas en todos los colores de la piel, capas sociales y naciones. Pero hay más que son buenas.

Rojo = vida: respetad la vida. La vuestra propia y la ajena.

Verde = naturaleza: respetad la naturaleza como la base de todo lo que tiene vida. Respetad las limitaciones de los recursos a los cuales también deben tener acceso otras personas que los necesiten para vivir y sobrevivir.

Azul oscuro = fe: respetad tanto a las personas que no son religiosas como a las que creen. No hay que tolerar imposiciones religiosas ni ideologías que limiten o pongan en peligro la vida de otros seres humanos, ni que se consideren por encima de la ley vigente o de otros grupos.

Turquesa = arte: respetad la libertad y diversidad del arte. Defiéndete de toda forma de ataque contra la libertad artística, también contra la de una obediencia ciega. No tiene que gustarte todo el arte, solo respeta su derecho a existir.

Naranja = salud: respetad a las personas, con o sin incapacidades. Intentad poneros en la piel del otro.

Respetar no significa ingenuidad ni indefensión. No aceptéis países, organizaciones ni personas que discriminen, persigan, hieran o maten a otros por su aspecto.

El respeto también significa diferenciar, no generalizar ni considerar que sucesos aislados o pertenencias a grupos representan la totalidad. Piensa de forma diferenciadora, para que tus palabras o acciones no excluyan a los que no las compartan.

No se lucha contra los nazis utilizando sus métodos ni se hace frente a los terroristas obcecados con fanatismo y terror. Elegir bien las palabras y los medios es lo que diferencia a las buenas personas de las que no lo son.

 
Antecedentes del Palast

La historia del Palast se remonta a 1919, cuando era un gran teatro. Nuestros tres fundadores, Max Reinhardt, Erik Charell y Hans Poelzig padecieron más tarde la dictadura nacionalsocialista bien por tener antecedentes judíos, ser homosexuales o porque su lenguaje arquitectónico se consideró degenerado. Durante el Tercer Reich el Palast se convirtió en el mayor teatro para la propaganda nacionalsocialista y hasta 1990 sirvió como antiguo teatro de entretenimiento de la República Democrática de Alemania.

Con estos antecedentes, queremos representar conscientemente la diversidad, libertad y democracia. Aunque la democracia está muy lejos de ser perfecta, es la única forma de estado que permite libertades a mayorías y minorías.

Nuestra historia ha demostrado que la libertad no es algo que esté sencillamente ahí y que se pierde mucho más rápido de lo que creemos. Debe mantenerse cada día en las cosas grandes y pequeñas.

 
Libertad de uso de los Colours of Respect

Podéis utilizar los Colours of Respect para vosotros o compartirlos. Su uso es gratuito y nos alegraría que lo hicierais. Solo actuaremos si la utilización tuviera intenciones equívocas.

En la zona de descarga existe una versión sin el pompón como símbolo característico del Friedrichstadt-Palast de Berlín y sin nuestra URL. En vez de eso, podéis colocar vuestro logotipo en el banner y nombrar en vuestro sitio web los motivos personales que os han llevado a utilizar los Colours of Respect.

 
Berlín, agosto de 2016

 
Declaración: Berndt Schmidt, Director
Diseño: Zhoi Hy, Artista

DownloadD