El 18 de noviembre de 2015, el Friedrichstadt-Palast de Berlín inauguró y celebró el monumento conmemorativo situado en la Friedrichstraße 107 en honor de sus fundadores Max Reinhardt, Hans Poelzig y Erik Charell. Entre los asistentes se encontraba Tim Renner (antiguo secretario de Estado de cultura), el profesor Christoph Stölzl (presidente de la Escuela Superior de Música Franz Liszt, Weimar), ambos artistas Oliver Störmer y Cisca Bogman (stoebo) y Peter A. Poelzig, el nieto del arquitecto expresionista conmemorado.

 

 

La historia escénica del Palast de Berlín comenzó el 28 de noviembre de 1919 con la inauguración del Großes Schauspielhaus. La fama mundial de este escenario de entretenimiento berlinés lo fundaron los tres artistas homenajeados ahora: Max Reinhardt, Hans Poelzig y Erik Charell.

 

Reinhardt era el productor y empresario teatral más visionario de su tiempo. Poelzig era el arquitecto más impactante de Berlín, con edificios como la Casa de la Radio, entre otros. Charell asombraba con grandes revistas en los dorados años 20 en Berlín, descubrió a Marlene Dietrich y a los Comedian Harmonist y creó la opereta de éxito mundial “Im weißen Rößl”.

 

Con la llegada en 1933 del nacionalsocialismo los tres perdieron su capacidad de actuación. Reinhardt y Charell tuvieron que exiliarse debido a sus orígenes judíos, este último además con el peligro adicional de ser homosexual. Poelzig se veía sometido cada vez a más represalias debido a su (“degenerada”) arquitectura expresionista.

 

El 18 de enero de 1934 el edificio pasa a manos de los nacionalsocialistas y siguió funcionando como teatro de propaganda del régimen bajo el nombre de „Theater des Volkes (Teatro del Pueblo)”. El 1 de noviembre de 1947 recibe el nombre actual de Friedrichstadt-Palast.

 

Para el intendente, Berndt Schmidt, gracias a cuyas gestiones se ha erigido el monumento, las motivaciones surgen de la importancia de los conmemorados sobre nuestra forma actual de proceder: «Teniendo como trasfondo dos dictaduras superadas en la historia de nuestro teatro, bajo mi intendencia el Palast representa conscientemente la libertad, la versatilidad y la tolerancia. El Friedrichtsadt-Palast ha querido dedicar este eminente monumento sito en la Friedrichstraße en honor a nuestros tres fundadores que dieron una nueva forma a nuestro teatro y que tuvieron que padecer bajo el régimen del nacionalsocialismo.»

 

El monumento fue diseñado por ‘stoebo – Bogman y Störmer’. La artista colectiva holandesa Cisca Bogman también trabaja como pintora y dibujante gráfica. Oliver Störmer es artista, escultor y profesor de arte.

 

El profesor Christoph Stölzl creó un lazo político cultural en su discurso de inauguración: «Los padres fundadores son los creadores de una cultura de masas que antes no existía: una nueva forma de entretenimiento democrático.»

La contraposición en negativo dentro del paralepípedo de hormigón fundido representa el haz de luz imaginaria de un foco de teatro. En el suelo, la proyección ideada del haz se extiende ovalmente por la superficie, realizada en asfalto fundido y lijado con efectos brillantes que se extiende a la zona de tránsito. El cono del foco resultante se mantiene inmaterial gracias a su circunscripción negativa. Como emblema universal del mundo del teatro y la revista, conforma un nexo de unión entre el pasado y el presente, además de indicar la ausencia de los tres protagonistas.

El monumento consta de una estela con el texto siguiente dedicado a este Großes Schauspielhaus, Max Reinhardt, Hans Poelzig y Erik Charell.

 

El arquitecto de Duisburgo, Peter A. Poelzig, se mostró muy impresionado y emocionado con el proyecto: «Mi abuelo influyó en toda una generación de arquitectos y apenas encontramos un edificio que no sea un ejemplo de ello. Casi 80 años después de su fallecimiento, esta obra de arte le otorga un testimonio sublime muy bello y con un claro simbolismo.»

Großes Schauspielhaus

La historia escénica del Friedrichstadt-Palast comenzó en 1919 con la inauguración del Großes Schauspielhaus (Gran Teatro). La fama mundial de este escenario de entretenimiento berlinés lo fundaron tres artistas excepcionales:

 

Max Reinhardt, Hans Poelzig y Erik Charell.

 

Con la llegada del nacionalsocialismo en 1933, los tres perdieron su capacidad de actuación en Alemania. Reinhardt y Charell tuvieron que exiliarse debido a sus orígenes judíos. Charell, además, estaba en peligro debido a su homosexualidad. En los oscuros años siguientes de la historia alemana, los focos luminosos de este y otros escenarios se apagaron durante el Tercer Reich de Hitler. El monumento está dedicado a estos tres artistas.

 

1918 Por encargo de Max Reinhardt, el Circo Schumann que está en muelle del astillero y en la actualmente denominada Reinhardtstraße, se convirtió en el teatro más moderno de Europa con 3200 butacas. El arquitecto Hans Poelzig diseñó un icono arquitectónico utilizando su lenguaje expresionista en las formas, que volvió famosa su estructura de cueva de estalactitas.
1919 El 28 de noviembre inauguró el Großes Schauspielhaus con Reinhardt con una puesta en escena masiva de la «Orestíada» de Esquilo.
1924 Con el cambio de orientación para formar un teatro de entretenimiento, Erik Charell, el nuevo director de teatro, devolvió a Berlín el glamur de los espectáculos de Broadway que fusionó con humor inteligente en un estilo de revista típicamente berlinés.
1933 Los nacionalsocialistas expropiaron el teatro y lo ocuparon como «Theater des Volkes» bajo el control del ministerio de propaganda del Reich. Todos los artistas y trabajadores perdieron su trabajo. La cueva de estalactitas de Poelzig, ahora considerada como arquitectura degenerada, fue destruida en 1938, mejor dicho, sobreedificada.
1945 Reapertura poco después de finalizar la Segunda Guerra Mundial.
1947 El 1 de noviembre cambia su nombre por el de Friedrichstadt-Palast. El Palast se desarrolla como escenario de entretenimiento de la antigua República Democrática de Alemania (RDA).
1980 El antiguo edificio del teatro se cierra por motivos de estática y después es derruido.
1984 El Friedrichstadt-Palast se sustituye por un nuevo edificio de estilo socialista posmoderno en su ubicación actual y se inaugura el 27 de abril. Actualmente está considerado como uno de los teatros de entretenimiento más grandes y modernos de Europa.

 

Foto: Architekturmuseum in der Universitätsbibliothek der TU Berlin

Max Reinhardt

 

nació el 9 de septiembre de 1873 en Baden bei Wien
falleció el 31 de octubre del 1943 en Nueva York.
Actor, director y empresario de teatro

 

La extraordinaria carrera teatral de Max Reinhardt está estrechamente unida a Berlín. A partir de 1894 actuó en el Teatro Alemán, cuya dirección asumió en 1905. Bajo su cargo, las obras clásicas se transformaron por primera vez en fantásticas obras de arte colectivas llenas de emociones. Admirado por sus contemporáneos como un “mago del teatro”, está considerado como el precursor del teatro moderno.

 

Reinhardt fundó varios teatros en Berlín y la primera escuela de arte dramático de Alemania. Con el Großes Schauspielhaus logró cumplir en 1919 su sueño de tener un escenario para el público de masas.

 

Después de traspasarlo a Erik Charell en 1924, Reinhardt trasladó su centro de trabajo a Austria, donde había cofundado el Festival de Salzburgo en 1920.

 

Reinhardt perdió sus teatros berlineses tras la subida al poder de los nacionalsocialistas en 1933, debido a su origen judío. Con el fin de evitar su persecución, abandonó Alemania para siempre, yendo primero a Austria y emigrando a los EE.UU. en 1938, antes de que el país se anexionara a Alemania. Falleció en los Estados Unidos en 1943.

 

Más información: https://es.wikipedia.org/wiki/Max_Reinhardt

 

Foto: Deutsche Kinemathek

Erik Charell

 

nació el 8 de abril en Breslau
falleció el 15 de julio de 1974 en Múnich.
Bailarín, coreógrafo y director

 

Erik Charell conoció los glamurosos espectáculos de Broadway siendo asistente de Max Reinhardt. En 1924 se hizo cargo de la dirección artística del Großes Schauspielhaus y se proclamó el rey de la revista de Berlín gracias a una serie de celebradas producciones. Contrató a artistas de la talla de Claire Waldoff, futuras estrellas mundiales como Marlene Dietrich y descubrió a los Comedian Harmonist.

 

Charell, que hizo famosa la legendaria fila de bailarinas de Berlín, tuvo un éxito sensacional con el preestreno de la opereta de revista «Im Weißen Rößl» en el Großes Schauspielhaus. En 1931 se fue a la UFA (principal estudio cinematográfico durante la República de Weimar) donde dirigió la exitosa película musical “El congreso baila”.

 

Charell era de origen judío y homosexual. Tras la subida al poder del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, la UFA le rescindió todos los contratos. Pronto reconoció el peligro y ya en 1932 abandonó Alemania para actuar en Londres y París, antes de emigrar a los EE.UU. Charell volvió al finalizar la guerra, celebrando su vuelta el año 1950 en Múnich con la opereta «Feuerwerk» y la reanudación de su obra Weißen Rößl. En 1969 recibió la cinta de oro cinematográfica por sus méritos.

 

Más información: https://en.wikipedia.org/wiki/Erik_Charell

 

Foto: Deutsche Kinemathek

Hans Poelzig

 

nació el 30 de abril de 1869 en Berlín
falleció el 14 de junio de 1936 en Berlín
Arquitecto, pintor, escenógrafo y profesor de escuela superior

 

Hans Poelzig estuvo al frente de la Deutscher Werkbund (asociación de arquitectos, artistas y empresarios). Su fama europea viene fundamentada por la ampliación del Großes Schauspielhaus en los años 1918-19. Para la famosa cueva de estalactitas, y con la finalidad de mejorar la acústica, adornó el techo de la cúpula del auditorio con cientos de carámbanos de yeso.

 

Poelzig fue determinante a la hora de implementar en Alemania la arquitectura moderna. Creó edificios importantes en estilo nueva objetividad, como la Casa de la Radio de Berlín o la central de la IG Farben (agrupación de empresas de la industria colorante) en Fráncfort del Meno.

 

Como presidente de la Academia Prusiana de las Artes y director de la Asociación de Escuelas Estatales de Artes Liberales y Aplicadas de Berlín, se encontraba en lo más alto de su carrera a principios de 1933. Sin embargo, los nacionalsocialistas lo relevaron de sus cargos a comienzos del año por considerarlo el representante de la arquitectura moderna.

 

Sin posibilidades de trabajar en Alemania, Hans Poelzig decidió aceptar en 1936 un puesto como profesor en Turquía, aunque falleció antes de poder emigrar.

 

Más información: https://es.wikipedia.org/wiki/Hans_Poelzig

 

Foto: Rheinisches Bildarchiv

Ir al inicio de la página